NO TE CONFORMES CON UNA MEJORÍA EN TU HIJO ... BUSCA CURARLE DEL TODO... SÓLO ASÍ TE ACERCARÁS LO MÁS POSIBLE A SU CURACIÓN ...

sábado, 24 de octubre de 2009

ADOPCIÓN Y DEPRIVACIÓN SENSORIAL


Publicado en MENUDOS GENIOS, LUGAR DE ENCUENTRO para PADRES Y PROFESIONALES interesados en el DESARROLLO y la ESTIMULACIÓN INFANTIL en el CAMPO DE GIBRALTAR


Interesante artículo publicado por Natalia Zamora (Terapeuta Ocupacional) en la revista "Vivir Granada" (suplemento mensual del ideal) sobre las dificultades sensoriales en niños adoptados.

"En este artículo intentaremos explicar algunos de los problemas que se dan en niños en los que existe una carencia de estímulos, y por tanto en los que no se han desarrollado todas sus capacidades. Dichos problemas a veces pasan desapercibidos y son identificados simplemente como un mal comportamiento y se cree que con el paso del tiempo mejorará.

Éstos son en su mayoría adoptados que han estado en medios hostiles, como orfanatos, y se conocen como niños deprivados sensorialmente.

Los primeros años de vida.
Para entender el origen de estos comportamientos debemos hacer referencia a los primeros años de vida que son de gran importancia pues constituyen la base del desarrollo psicomotor del niño para ir dando lugar a un adecuado aprendizaje, comportamiento, autoestima, autocontrol, confianza en sí mismo, concentración, habilidad para organizar…

Un niño puede alcanzar estos productos finales si previamente ha sido estimulado a través de los 5 sentidos que normalmente conocemos (visual, auditivo, olfato, gusto y tacto), pero los más influyentes en el desarrollo son el sistema táctil (relacionado con lo emocional y la motricidad), el propiocepceptivo (el sentido de la posición del cuerpo en el espacio) y el vestibular (el sentido del movimiento).

Dichos sistemas sensoriales se estimulan intraútero y posteriormente mediante la relación padres-hijo-entorno.Así en los primeros años la dependencia del niño es total, de forma que la labor de los padres no será tan solo proporcionarle “alimento y abrigo” sino que habrá de ser el medio por el cual el niño comience una comunicación entre él y el ambiente que le rodea. Los padres serán el puente entre el niño y emociones desconocidas. Un beso, palabras, caricias… el agua, el sol, el frio, la música, los ruidos de la calle, las texturas de la ropa….todo son nuevas experiencias que construyen los cimientos del desarrollo del niño, y nosotros habremos de ser quienes le ayudemos para que éste sea completo y saludable. Partiendo de este hecho debemos tener en cuenta que en ocasiones los niños adoptados han pasado periodos largos en lugares monótonos y poco estimulantes. Por lo que debemos prestar especial atención al paso del centro de acogida a casa:

Llegada al nuevo hogar.
La mayor dificultad para estos niños es el momento de pasar del centro de acogida, un entorno pobre sensorialmente, a su nuevo y futuro hogar donde va a recibir todo tipo de estímulos visuales, auditivos, táctiles, de movimiento, gustativos… que resultan desconocidos y abrumadores para su sistema nervioso central (SNC) inmaduro. De forma que el SNC en algunos casos no es capaz de recibir, organizar y responder ante tanta información adecuadamente. Además existe una relación proporcional entre el tiempo que permanece el niño en un lugar poco estimulante y las dificultades que presentará posteriormente. Sin olvidar que cada niño es único e incomparable, y que dos niños ante una misma situación pueden responder de forma diferente.

Reacciones del niño deprivado sensorialmente
Podemos observar varios tipos de reacciones comportamentales, por un lado pueden mostrarse con conductas hiperactivas, irritables, impulsivos, agresivos, etc (por ejemplo, está en constante movimiento, no tolera cambios en la rutina, no soporta que lo toquen/acaricien o tener en contacto con su piel determinadas texturas, se frustra fácilmente, lleva a cabo conductas autoestimulantes como balanceos, llora con facilidad, es temeroso, tiene bajo tono muscular…) o pueden responder de manera totalmente pasiva, indiferente como si no percibieran nada de lo que ocurre a su alrededor, debido a que el cerebro no tiene suficientes conexiones neuronales para procesar tal cantidad de información con lo cual se satura y bloquea sin poder reaccionar.

También podrán manifestar problemas de aprendizaje académico, coordinación motora, lecto-escritura, etc.

¿Cómo podemos ayudar a nuestro hijo?
En primer lugar debemos de tener presente que el cerebro de estos niños es inestable y eso los hace frágiles emocionalmente. Muchos estímulos de ruido, movimiento, personas, cambios de rutina, cambios de tiempo, etc. les afectarán mucho más que a otros niños y pueden llevarles a perder fácilmente el control. Los padres con ayuda de un profesional formado en Integración Sensorial aprenderán a leer a su hijo cuando éste comience a desorganizarse, lo apartarán de situaciones estresantes para su SNC y le ofrecerán la calma que necesita para ir creciendo. Los niños que han vivido en entornos empobrecidos sensorialmente se benefician de manera significativa de la Terapia de Integración Sensorial que se basa en la plasticidad cerebral y establece una relación entre el funcionamiento neurológico y el comportamiento."

Natalia Zamora Rodríguez
Directora Terapeuta Ocupacional
Clínica de Desarrollo Infantil del Sur
C/ Torre de los Picos 9, Bajo 5
18008 Granada (Tlf:605 080 714)
nataliazamora17@yahoo.es



Para más información,


4 comentarios:

Javi, Edurne y nuestro pequeño Julen dijo...

Gracias, me parece que has dado en el clavo
un saludo

Rosina Uriarte dijo...

Hola,
a mí también me ha parecido un acierto de artículo y que podía interesar pues la adopción es cada día una realidad más presente.
La integración sensorial es una teoría y una terapia (cuando necesaria) muy interesante para todos los padres en general. También para los educadores. Es necesario que la conozcamos todos para poder ayudar a nuestros hijos o realizar bien nuestro trabajo en el aula.
Saludos,
Rosina

Anónimo dijo...

Hola Rosina, he entrado en tu blog y me ha parecido alucinanta.
Tengo una hija adoptada de origen chino, ahora tiene 8 años, y desden que comenzó el cole ha sido todo un calvario, pedagofos psicólogos ,etc
Mi hija presenta deficit de atención, inmadurez a todos los niveles, sobre todo en el lenguaje, sobre todo eln la expresión.
Mi intuición de madre y como profesional de la enseñanza, me dice que algo no funciona en la cabecita de mi hija, ya me han aconsejadola medicación, y por nada del mundo daría una pastilla a mi hija, estoy convencida de que hay mucho por hacer para que mi pequña salga de donde está.
Voy a prober con la terapia visual comportamental. ¿que opinas de ello?
Necesito que alguien nos ayude, no pienso tirar la toalla.
un saludo

Rosina Uriarte dijo...

Hola,
a mí me parece estupendo que comiences por la terapia visual comportamental. Seguramente será necesaria para la niña pues normalmente tienen un sistema visual inmaduro por falta de estimulación motriz en el primer año de vida (entre otras razones).
Pero como dices que tiene dificultades con el lenguaje, te aconsejo que también te informes sobre la reeducación auditiva.
Hay varios métodos: Berard, Tomatis, SENA, Johansen...
Muchos padres hemos hecho ambos tratamientos a la vez con nuestros hijos (la terapia visual combinada con la auditiva) y existen muchos centros que realizan ambas, con lo cual es muy cómodo.
Berard y SENA duran solamente diez días y por esto es fácil de combinar con otro método.
Te aconsejo que te informes en este blog, donde tienes enlaces a las páginas oficiales de los métodos y también a profesionales por provincias.
También puedes ver estos enlaces en el blog de PADRES CON ALTERNATIVAS:

http://padresconalternativas.blogspot.com/

Mucha suerte con tu niña, espero notes mejoras pronto.
Saludos,
Rosina